Cuando se acaba el amor ¿Porqué duele tanto ?: Duelo amoroso


Ha terminado la relación pero ahora, sientes un dolor insoportable, como si un familiar ha muerto, y en efecto, así ha sido, la relación ha fallecido y tú aún no lo aceptas, no lo procesas, no lo entiendes. Estas sufriendo un duelo.

¿ Qué es el duelo amoroso ?

A lo largo de la historia, diferentes autores han aportado definiciones al concepto de duelo.

- Freud (1917) definió el duelo como una reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente: la patria, la libertad, el ideal, entre otros.

- Ramsay (1977) definió el duelo como un estado de estrés postraumático con evitación de estímulos internos y externos que puedan recordar la pérdida.

Siguiendo estas definiciones, el duelo amoroso es un proceso de ajuste emocional después de la ruptura, durante el cual diversas emociones compiten entre sí, entre las que tenemos la negación, nos negamos a aceptar que todo haya acabado, nos angustiamos pensando en que la otra persona aparecerá diciendo que todo fue un error, necesitas volver a esa otra realidad cuando la relación no había muerto.


En ocasiones se experomenta la culpa, ¡Hubiera hecho más!, la incertidumbre: ¡¿Cómo enfrentaré la vida de aquí en adelante?! exagerada de comida.

Rozzana Sánchez Aragón, investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM, realizó un estudio con 833 personas, 396 mujeres y 437 hombres, mayores de 17 años en el cual concluyó que las etapas del duelo amoroso tienen similitudes a las observadas en el duelo por muerte, ya que los individuos presentan en ambas situaciones ira, negación, depresión y seudoaceptación.

También observó que los individuos manejan de manera diferente su duelo, dependiendo de la situación que llevó a término la relación de pareja. De acuerdo con el estudio, la infidelidad fue la principal causa del rompimiento. Quienes terminaron su relación por este motivo tienden a la seudoaceptación, el desaliento, y dejan de lado la negociación. Esto indica que cada condición define el proceso de duelo que vivirá una persona.

Perdida afectiva



Las pérdidas por rupturas amorosas pueden llegar a causar crisis en las vidas de las personas, afectando fuertemente a los valores y creencias, provocando pérdida de la autoestima, disminución del rendimiento laboral y sensación de vacío.

Las relaciones de pareja corresponden a una de las relaciones más intensas que se pueden establecer entre seres humanos, vínculo de mayor significación fuera de la familia de origen (Maureira, 2011). Se abre en ellas un espacio de vinculación en el cual los demás quedan excluidos; así, perder a una pareja es perder una fuente de seguridad, un sostén. De modo similar, la amenaza de pérdida despierta ansiedad, y la pérdida efectiva ocasiona pena y tristeza (Bowlby, 1969).

Considerando entonces que la ruptura de pareja es un estresor relevante en la vida de un ser humano, podemos suponer que la persona puede percibir que dicha situación sobrepasa sus propios recursos y atenta contra su bienestar personal (Lazarus y Folkman, 1986).

Las estrategias de afrontamiento son una forma particular de hacer frente a una situación estresante de acuerdo a las circunstancias, y se pueden clasificar en: centradas en el problema, donde el sujeto intenta cambiar el medio o el problema con el objetivo de disminuir la amenaza, modificando o eliminando sus factores; y centradas en la emoción, donde el sujeto se esfuerza por regular sus emociones que derivan de la situación, considerando que no es posible modificarla. Lazarus y Folkman señalan que las estrategias centradas en el problema son más efectivas en las relaciones pues confieren un sentido de autoeficacia para retos futuros.

¿Cómo superar el duelo amoroso?



Leick y Davidsen-Nielsen (1991) proponen un modelo de tareas que deben ser completadas en estos casos para una correcta adaptación. El modelo consiste en cuatro tareas que no necesariamente deben completarse en un orden específico, éstas son:

1) Reconocer la pérdida como un hecho.

2) Expresar y liberar las emociones y el dolor relacionados con la pérdida.

3) Reconstruir una nueva realidad, desarrollando atribuciones y nuevas habilidades para futuros problemas.

4) Dejar de crear expectativas de reconciliación con la pareja perdida e invertir en nuevas interacciones y relaciones.

Libro recomendado: Ya te dije adiós, ahora como te olvido.

En este libro encontrarás una guía práctica que te permitirá superar la pérdida afectiva dignamente. Leerlo no eliminará el dolor que necesariamente debes sentir para salir adelante, pero lo hará más comprensivo y llevadero: lo transformará en un sufrimiento útil.

Si quieres leer la reseña y el link de descarga solamente da clic a este enlace.

Comparte con tus amigos y recomienda nuestra página. Así mismo buscanos en facebook para mantenerte actualizado de todas nuestras publicaciones.

Además puedes consultar las siguientes publicaciones que les serían de utilidad:

También te puede interesar: