Razones por las cuales no deberías estudiar psicología

Así como hemos hecho una lista de por qué estudiar psicología, (da clic acá si quieres leerlo) también es necesario brindar una orientación sobre los motivos que son condicionantes para no estudiar la carrera, toda vez que, si se hace, el resultado sería profesionalmente desventajoso y personalmente frustrante. 

Por ello, estas son las razones es por las cuales vos no deberías estudiar Psicología

1. No estudies psicología por los miembros “raros” de la familia. Es común que algunos individuos se sientan impelidos a ayudar a sus parientes en diversos modos que muchas veces inciden en su selección de carrera.  

Así, es frecuente que quien ha tenido un padre o hermano con una enfermedad crónica y desgastante desee estudiar medicina para paliar ese dolor en otros. Para los hijos de inmigrantes suele ser una buena opción de carrera el Derecho, pues al conocer todas las leyes de un país se podrá defender a otros inmigrantes, preferentemente del país de origen de los padres. Pues bien, uno de los motivos que no deben impulsar al estudio de la psicología es aquel tío que permanece “escondido” porque “no sabe comportarse con los demás”, o el primo con discapacidad intelectual que nadie atina a cómo tratar, o el alcoholismo incipiente de un sobrino “que tanto hace sufrir” a la familia. 

Si te sirve de consuelo, las normas éticas de ejercicio profesional casi siempre prohiben tratar parientes e, incluso, amigos; así que estudiar la carrera por ellos no te servirá de nada. 

2. No estudies psicología porque te sientes “solo, confundido, torpe para entablar buenas relaciones interpersonales, incapaz de sostener una relación amorosa estable, enojado contra el mundo, deseoso de entenderte a ti mismo...”  

Casi siempre estas cuestiones son producto de una etapa en el desarrollo de los seres humanos que se desvanece con la edad y que no requieren estudiar una carrera profesional para resolverlas. Si el argumento de la edad no ayuda, lo que requieres es consultar un psicólogo, no convertirte en uno de ellos. Te recuerdo que los psicólogos no son profesionales “para locos”. Si tú mismo eres incapaz de reconocer el valor de acudir con quien puede auxiliarte a entender, afrontar y superar tus conflictos personales, entonces la recomendación se vuelve doblemente acertada: no estudies psicología. 


3. Si el propósito que persigues al estudiar una carrera profesional, particularmente psicología, es “tener éxito en la vida y hacer dinero”, de nuevo te equivocas, y no porque algunos psicólogos no tengan ingresos económicos elevados, sino porque muchos de los empleos en esta profesión —como en muchas otras en la situación actual— no están particularmente bien remunerados y, debido a su carácter social, a menudo se espera que el dinero no sea el factor motivador para quienes están en ejercicio e, incluso, se les pide que actúen ad honorem o con una compensación simbólica. 

 4. No estudies psicología en preparación para tu futura labor como padre o madre.Ésta es una carrera exigente, profesional, absorbente, demandante, que requiere un gran esfuerzo de tu parte. No es ni “la carrera más tierna” (como suele hacerse referencia a la puericultura) ni, como se decía antes, “m. m. c.” (mientras me caso). Si deseas cumplir adecuadamente tus roles familiares de papá o mamá, toma un curso impartido por un psicólogo experimentado. 


 5. No estudies psicología por argumentos falaces como “Quiero saber qué piensan los demás”, “Las series policiacas me encantan”, “Quiero hipnotizar a otros para que hagan lo que yo les diga”, y cosas por el estilo. La psicología es científica, requiere un método como el que emplearías para estudiar física, pero hay pocos estudiantes de física que hayan elegido esa carrera porque desearan “hacer levitar los objetos”. Sí, la psicología es multifuncional. 

 Es irónico que esto puede entenderse como una orden, pero conviene recordar que estás estudiando psicología porque quieres, porque te interesa. No dejes que una mala gestión de tu tiempo te haga odiar la carrera. Si hay asignaturas o ramas de la psicología que no te interesan tanto, dedícales menos tiempo que a aquellas que sí disfrutas. Se aprende mejor cuando se aprende sin estrés y sin prisas, saboreando el conocimiento, y creciendo intelectual y personalmente a la vez que adquieres nuevos aprendizajes. »? 

Si te ha gustado déjanos un mensaje y comparte con tus amigos, recomienda nuestra página. Así mismo buscanos en facebook para mantenerte actualizado de todas nuestras publicaciones.