Psicología social de Baron y Byrne


A través de investigaciones rigurosas de laboratorio y de campo, los psicólogos sociales han demostrado que para entender en su totalidad el comportamiento es necesario reconocer la importancia del contexto, el contenido y la cultura. 

Hemos demostrado el poder de las variables situacionales en la transformación del comportamiento, lo que difícilmente podía predecirse desde una simple comprensión del «interior» del individuo (es decir, sus disposiciones heredadas o aprendidas). 

Las situaciones sociales van más allá de las variables o estímulos externos de los conductistas radicales: comprenden los significados compartidos de la realidad, construcciones subjetivas que creamos y transmitimos a los demás. Asimismo, quienes investigan aspectos teóricos y empíricos de la psicología social han mostrado que, en ocasiones, las personas son menos racionales y más racionalizadoras de lo que creen, y que la intuición humana suele ser fuente de errores. A diferencia de otros ámbitos de la Psicología, en los que la unidad de análisis se centra fundamentalmente en el individuo, los psicólogos sociales exploran el comportamiento en su contexto social, los patrones de relaciones interpersonales y dinámicas de grupos. 

Al investigar cómo interactúan personas y situaciones para generar pensamientos significativos, sentimientos y acciones, los psicólogos sociales contribuyen a tejer el más rico de los tapices de la naturaleza humana. También ayudamos a expandir los límites de la Psicología —procesos cerebrales y mecanismos culturales incluidos—, al trasladar los conocimientos de nuestras investigaciones al terreno de las aplicaciones prácticas. Los psicólogos sociales hemos abierto la Tienda de Psicología, desde la cual «ofrecemos la Psicología al público» de forma gratuita y de la manera en que las personas de a pie pueden apreciar y hacer uso de nuestra disciplina en la vida diaria. 

En este contexto, Robert Baron y Donn Byrne vienen  a nutrir nuestra disciplina con investigación original y prosa inspirada. El conjunto de su investigación nos ha informado acerca de algunos de los aspectos fundamentales del comportamiento interpersonal: el sexo y la agresión; por qué las personas se sienten atraídas entre sí y se hieren unas a otras.
Han realizado contribuciones vitales a la teoría, como es el caso de las ideas de Byrne sobre los estilos de apego; por lo que se refiere a la aplicación de la psicología social, valga citar los trabajos de campo de Baron sobre la reducción del conflicto en las organizaciones y el desarrollo de la cooperación en entornos laborales. Ambos están en el «negocio de la exportación» de perspectivas y métodos de la psicología social a otros ámbitos, como ocurre con el puente que ha tendido Baron hacia el mundo de la empresa y los negocios. 

En éstos y otros sentidos, Robert Baron y Donn Byrne representan lo mejor de la investigación en psicología social: curiosidad aventurera, abrirse a nuevos horizontes, hacerse grandes preguntas y responderlas con métodos creativos, sin descuidar las diferencias con el «mundo real». 

Ambos autores también han realizado una importante contribución pedagógica con la creación y actualización sistemática de su exitoso libro a lo largo de tres décadas. Pienso que el secreto de su éxito ha sido su habilidad para entretener a los lectores mientras los forman, contando historias apasionantes plenas de mensajes con sentido, y al añadir nuevas canciones y pasos de baile a un repertorio tentador. 

Lo que reciben los estudiantes es la voz clara y personal de maestros que comparten la pasión por su ámbito de conocimiento. Baron y Byrne hablan directamente a sus lectores, nunca por encima o por debajo del hombro. 

Sus personalidades y estilos únicos se hacen palpables en sus ejemplos, de los que logran extraer principios y aplicar conceptos abstractos con profusión. Otros autores tienen en mente un público formado por colegas a quienes desean impresionar; a diferencia de esta clase de autores, Baron y Byrne jamás pierden de vista a los jóvenes estudiantes universitarios que se preparan para iniciar una excursión por la psicología social. Otro ingrediente que contribuye con su éxito es la sinergia entre los estilos de enseñanza y escritura en ambos autores. 

Los dos son maestros privilegiados que aprenden constantemente de sus interacciones en clase, de las cuales extraen ejemplos, demostraciones y nuevas explicaciones que, si funcionan bien en clase, encuentran su lugar en el libro. De manera recíproca, el aula de clases constituye el terreno para poner a prueba la forma de contar historias que se encuentra en las versiones iniciales del texto. Es el yin y el yang del maestro-autor que sintetiza dos tareas, con lo que se convierte en pedagogo y escritor profesional sin solución de continuidad. Y debido a que los grandes maestros reinventan sus cursos constantemente, estos autores buscan la perfección con cada entrega de su material, de ahí que cada revisión implique cambios sustanciales en el texto. Mantener lo mejor y arrojar al mar cargas inútiles pareciera ser el norte de quienes navegan siempre en nuevas aguas. Al afrontar una nueva revisión de libros de texto, la mayor dificultad para los autores estriba en cómo equilibrar el flujo de información nueva por añadir, cuando la presentación de una disciplina requiere mantener a los viejos y buenos clásicos. 

De entre todos los autores de textos de Psicología, Baron y Byrne han conseguido un especial equilibrio al incorporar sin que se note lo mejor de lo nuevo junto a contribuciones pasadas que han sido comprobadas y verificadas. Así, esta 10ª edición se caracteriza, entre otros aspectos, por una descripción de «Treinta años de progreso» que promete deleitar por igual a estudiantes lectores y colegas autores.

Si deseas tener este trabajo magistral y bien realizado que ha hecho de la psicología social una tentación para cada nueva generación de estudiantes. Puedes descargar el libro dando click a este enlace.

Si tienes dificultad favor confirmarme con un comentario usando tu cuenta de disqus.

Hacia adelante.