La psicología del amor. PDF


Es  preciso  intentar  una  psicología  fundamental  del  amor.  Es  que  se  trata  del acontecimiento más profundo, más intenso y más elevado de la vida. 

El amor no puede, no  debe  ser  trivializado.  Y  creo  que  un  buen  camino  para  iniciar  la  tarea  de  una psicología fundamental del amor es descubrir la sustancia recóndita, escondida en esas palabras que la definen.

La psicología es, en el fondo, poner en la luz de la palabra, el alma (psyche: alma, logos: palabra). Es la palabra del alma. Es decir, la revelación del alma a través de la palabra. 

Y amor es originalmente el dios «Amor». Se trata de algo divino, una suerte de irradiación luminosa y caliente sobre la vida humana. 

El amor es algo noble. Es que el amor  adviene  sobreponiéndose  al  acontecer  vulgar,  es  decir,  el  acontecer  hecho  de ambición, inseguridad, miedo, dominio, posesividad, desconfianza celos, poder, mentira, falsedad, engaño, agresión, intolerancia, desencuentro, animadversión, ojeriza, envidia, rencor, ira, codicia, desgano, pesar, pesadez, tedio y, también, falsificación de la vida con artificiales sustitutos, pseudo consolaciones, como son las diversiones frívolas, la manía de comprar y comprar cosas, distraerse en tonterías, lo que se llama matar el tiempo. 

El amor pone en la vida luz y fuego, autenticidad, el amor pone armonía, paciencia, confianza, valor, entrega, desinterés, vuelo, ligereza jubilosa, vivencia genuina,verdad. 

El amor pone entusiasmo, esto es, divinización.Y esto es así porque pensamos en una psicología fundamental del amor, es decir, el amor como fundamento de la vida y por el cual el alma, psyche, se ve iluminada por la palabra que esclarece el amor, el divino amor. Entonces debemos sobrepasar el hecho de que el amor es, también, una experiencia afectiva, de ardientes raíces biológicas y de realización  espiritual,  para  entender  el  amor  no  sólo  como  un  hecho  sino  como  una dimensión  existencial  de  la  vida  humana,  una  manera  maravillosa  de  vivir,  amorosa.

Entonces el amor no se opone en primer término al odio; el amor, luz y fuego de la vida humana, fecundidad exuberante, se opone al desamor, pálido, ceniciento, marchito. Es el desamor  la  desvaída  manera  de  vivir.  

Es  el  desamor  la  falta  de  entusiasmo,  la indiferencia, la apatía.

Consideramos  que este libro y su perspectiva quizás poéticas, quizá científica pueda develar la importancia que tiene el amor en la vida de cada individuo y como su ausencia puede ser el punto de partida de algunas patologías.
Para descargarlo solamente dá clic a este enlace.


Comparte con tus amigos y recomienda nuestra página. Así mismo buscanos en facebook para mantenerte actualizado de todas nuestras publicaciones.



Hasta la próxima.