Erich Fromm el divulgador de la psicología social. Libro.


¿Quién es Erich Fromm?


Erich Fromm ha pasado a la historia por ser uno de los psicólogos más reconocidos y reputados del mundo. Autor de «El arte de amar«, centró gran parte de su obra en la capacidad del ser humano de amar a través de la ética y el psicoanálisis, y publicó más de 30 libros.

Sus estudios y teorías se centraban en el psicoanálisis y en la crítica al mundo occidental, sobre los cuales escribió varios libros. También creó la Escuela Neo-freudiana “culturista”,  la cual fue rechazada por diferentes colectivos como los ortodoxos.

Biografía de Erick Fromm

Erich Fromm nació en Frankfurt, Alemania en 1900. Su padre era un hombre de negocios y, según Erich, más bien colérico y con bastantes cambios de humor. Su madre estaba deprimida con frecuencia. En otras palabras, como con unos cuantos de los autores que hemos revisado en este libro, su infancia no fue muy feliz que digamos.

Como Jung, Erich provenía de una familia muy religiosa, en este caso de judíos ortodoxos. El mismo se denominó más tarde un “místico ateo”.

En su autobiografía, Beyond the Chains of Illusion (Más Allá de las Cadenas de la Ilusión) Fromm habla de dos eventos acontecidos en su adolescencia temprana que le condujeron hacia este camino. El primero tiene que ver con un amigo de la familia:

Tendría ella más o menos como unos 25 años; era hermosa, atractiva y además pintora; la primera pintora que conocía. Recuerdo haber escuchado que había estado comprometida pero luego de un tiempo había roto su compromiso; recuerdo que casi siempre estaba en compañía de su padre viudo. A él le recuerdo como un hombre insípido, viejo y nada atractivo; algo así (quizás porque mi juicio estaba basado de alguna manera por los celos). Entonces un día oí la tremenda noticia: su padre había muerto e inmediatamente después ella se había suicidado, dejando un testamento que estipulaba que su deseo era ser enterrada al lado de su padre (p. 4 en inglés).
Como pueden imaginar, esta noticia sorprendió al joven Erich, en ese momento con 12 años, y le lanzó a esa pregunta que muchos de nosotros nos haríamos: “¿por qué?”. Más tarde, encontraría algunas respuestas (parcialmente, como admitió) en Freud.
El segundo evento fue incluso más fuerte: la Primera Guerra Mundial. A la tierna edad de 14 años, pudo darse cuenta de hasta dónde podía llegar el nacionalismo. A su alrededor, se repetían los mensajes: “Nosotros (los alemanes, o mejor los alemanes cristianos) somos grandes; Ellos (los ingleses y aliados) son mercenarios baratos”. El odio, la “histeria de guerra”, le asustó, como debía pasar.
Por tanto, se encontró nuevamente queriendo comprender algo irracional (la irracionalidad de las masas) y halló algunas respuestas, esta vez en los escritos de Karl Marx.

Para finalizar con la historia de Fromm, recibió su doctorado en Heidelberg en 1922 y empezó su carrera como psicoterapeuta. Se mudó a los EEUU en 1934 (¡una época bastante popular para abandonar Alemania!), estableciéndose en la ciudad de Nueva York, donde conocería muchos de los otros grandes pensadores refugiados unidos allí, incluyendo a Karen Horney, con quien tuvo un romance.

Cerca del final de su carrera, se mudó a ciudad Mexico para enseñar. Ya había hecho un considerable trabajo de  investigación sobre las relaciones entre la clase económica y los tipos de personalidad de allí. Murió en Suiza en 1980.

Teoría, problemas y controversias


Uno de los principales pensamientos que abordaba Erich Fromm fue la problemática del hombre moderno, el cual se distanciaba entre su propio ser y las estructuras sociales, anteponiendo así una planificación humanista de la vida frente a teorías de consumismo y rendimiento económico. Consideraba al ser humano como frutos de su cultura y de lo que ellos mismos creaban.

Otra de sus principales motivaciones fue orientar la formación para conseguir y encontrar una personalidad equilibrada dentro de las perversiones y maldades a las que inducían las sociedades de por aquel entonces.

Dedicó su tiempo a recoger lo mejor de sus dos grandes referentes: Marx y Freud. De este modo abrió una nueva perspectiva definida como existencialista–mística.

Su preocupación por la sociedad era palpable y eso fue capaz de demostrarlo en sus numerosos libros y estudios.

Para él, la realización tanto de la justicia, la libertad o el amor se conseguía exigiendo relaciones espontáneas, una dimensión trascendente y creativa, una plena expresión de la individualidad, una fé capaz de orientar los comportamientos y una fraternidad que sea universal.

Los escritos y teorías de Erich Fromm no pasaron desapercibidos para el gremio.  Como he mencionado, fue rechazado por los ortodoxos y se llevó criticas de N.O. Brown, debido a sus lecturas parciales de los textos freudianos.

Por otra parte, también fue rechazado por Marcuse debido a radicalismo con los que abordaba el cambio de los conflictos psíquicos por una génesis sociocultural. El propio Marcuse afirmó sus dudas acerca del psicoanalista, ya que las soluciones que buscaba dentro de una sociedad a la que criticaba.
Igualmente, también consiguió romper con las teorías biologicistas de la personalidad al explicar al ser humano como el resultado de su propios actos.

Erick Fromm y la psicología social

En esta ocasión en tu portal estudiandopsicologia.info te compartimos un libro editado por Salvat, de su colección "Comprende la Psicología"

Para descargarlo solamente da clic acá.


Comparte en tus redes sociales y coméntanos, qué otro libro te gustaría.

Hacia adelante

También te puede interesar: